LA MIEL PUEDE MEJORAR LA TOS NOCTURNA POR INFECCIÓN RESPIRATORIA

Volvemos a “los remedios de la abuela”. Un estudio científico ha valorado la eficacia de la miel como tratamiento para la tos nocturna asociada a infección respiratoria del tracto superior. Debido a que el efecto de los fármacos antitusígenos no es muy bueno pero sí son importantes los efectos adversos, y a la eficacia de 10 gr de miel antes de dormir parecieron mejorar los síntomas, PODEMOS RECOMENDAR LA MIEL COMO ANTITUSÍGENO EN NIÑOS CON TOS NOCTURNA ASOCIADA A INFECCIÓN RESPIRATORIA DEL TRACTO SUPERIOR.

Fuente: Ortega Páez E, Cuestas Montañés E. ¿Mejora la miel la tos nocturna asociada a infecciones del tracto respiratorio superior? Evid Pediatr. 2012;8:74.

Objetivo: comparar los efectos de la miel sobre la tos nocturna y las dificultades para dormir asociadas a la infección del tracto respiratorio superior (IRTS), frente al placebo en niños de uno a cinco años.

Diseño: ensayo clínico, aleatorizado, doble ciego y controlado con placebo.

Emplazamiento: seis clínicas pediátricas comunitarias de Israel.

Población de estudio: se seleccionaron 435 niños y se excluyeron 135 (79 se negaron a participar, 34 no cumplían criterios y 22 no dieron consentimiento). Pacientes de uno a cinco años, de enero a diciembre de 2009, con tos nocturna atribuida a IRTS, definida como tos y rinorrea de menos de siete días de evolución y otros signos como congestión nasal, fiebre, faringodinia, mialgias y cefalea. Motivos de exclusión: asma, neumonía, laringotraqueobronquitis, sinusitis, rinitis alérgica, ingesta de antitusígenos o de miel la noche anterior.

Intervención: cuestionario preintervención (cinco preguntas, tres relacionadas con la frecuencia, la intensidad y las molestias con la tos) rellenado por los padres, validado para la gravedad de los síntomas asociados a la tos y la dificultad para dormir (valores de cero a seis en una escala de siete). Aquellos con una puntuación mínima de tres, en dos de las cuestiones relacionadas con la tos, se incluyeron para el estudio y fueron aleatorizados en cuatro grupos de tratamiento: GA: miel de eucalipto, GB: miel de cítricos, GC: miel de plantas labiadas, GD: silan de dátiles como placebo con sabor similar a la miel. Todos recibieron 10 g de producto media hora antes de acostarse. Se realizó el cálculo del tamaño muestral para detectar una diferencia de 0,75 puntos entre cualquiera de los grupos, con una confianza del 95% y una potencia del 90%.

Medición del resultado: la variable principal fue la frecuencia de la tos medida por la diferencia entre la tos previa y posterior a la intervención, valorada por el mismo cuestionario preintervención realizado por los investigadores a los padres, que permanecieron ciegos. Variables secundarias: gravedad de la tos, molestia de la tos, calidad del sueño del niño y de los padres y la puntuación total del cuestionario. El análisis estadístico se realizó mediante pruebas de Chi2, análisis de la varianza y t de Student para datos apareados.

Resultados principales: se aleatorizaron 300 niños (75 GA, 75 GB, 75 GC y 75 GD), completaron el estudio 270 (89,7%): 64 GA, 62 GB, 73 GC y 71 GD. No hubo diferencias significativas entre los grupos respecto a la edad, el sexo, los días de duración de la enfermedad ni la gravedad, ni entre los grupos que tomaron miel. Se encontraron diferencias significativas entre cada grupo que tomó miel en comparación con placebo respecto a la frecuencia de la tos (1,77 GA, 1,95 GB y 1,82 GC, frente a 1 placebo, p = 0,001), mejoría de la gravedad de la tos (1,78 GA, 1,77 GB y 1,94 GC frente a 0,99 placebo, p = 0,001), molestias de la tos (2 GA, 2,16 GB y 2,07 GC frente a 1,25 placebo; p = 0,04) y mejoría del sueño (2,13 GA, 1,98 GB y 1,70 GC frente a 1,21 placebo; p = 0,014). En general, los productos con miel fueron más eficaces que placebo (p < 0,001). Tuvieron naúseas y vómitos cuatro pacientes que tomaron miel y ninguno con placebo, sin diferencias estadísticamente significativas.

Conclusión: los padres calificaron a la miel mejor que al placebo para el alivio sintomático de la tos nocturna de sus hijos y la dificultad para dormir debido a IRTS. La miel puede ser un tratamiento beneficioso para la tos nocturna y la dificultad para dormir asociada a IRTS.

Conflicto de intereses: no existe.

Fuente de financiación: en parte por Israel Ambulatory Pediatric Association, Materna Infant Nutrition Research Institute and the Honey Board of Israel.

Anuncios

Publicado el 13/01/2013 en NOTICIAS, PARA SABER MÁS, PEDIATRÍA y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: