QUÉ ES UN ICTUS

El ictus, también conocido como accidente cerebrovascular (ACV) o enfermedad cerebrovascular (ECV) es la presentación brusca de uno o varios déficit neurológicos focales que persisten más de 24 horas. Los accidentes isquémicos transitorios o AIT, se caracterizan por tener una duración inferior a las 24 horas y recuperarse espontáneamente.

El ictus, es una urgencia médica, en la que el diagnóstico y la atención médica precoces son fundamentales para salvar la vida del paciente, minimizar el daño neurológico y por lo tanto, las secuelas.

Por ello, es importantísimo conocer los primeros síntomas con los que puede manifestarse esta enfermedad, ya que ante la más mínima sospecha conviene llevar al afectado a un hospital o llamar a una ambulancia.

Principales síntomas del ictus:

  • Pérdida de conciencia.
  • Parálisis o pérdida de sensibilidad en medio cuerpo, en alguna extremidad y/o en la cara.
  • Dificultades para hablar o para entender lo que le dicen.
  • Pérdida parcial o total de la visión.
  • Dificultades para hacer cálculos sencillos, para reconocer o utilizar objetos familiares.
  • Alteración del equilibrio.
  • Torpeza en las tareas manuales.

Estos síntomas no se presentan en todos los casos, depende del tipo de ictus y de la persona que lo padezca. Lo identificativo es que aparecen de manera repentina.

De manera genérica, los ictus se clasifican en:

  • Ictus isquémicos. El aporte sanguíneo es insuficiente. El 80% de los ictus son de carácter isquémico.
  • Ictus hemorrágicos. La causa de los síntomas es una hemorragia intracraneal. Suponen el 20% de los ictus.

Los ictus isquémicos tienen una tasa menor de mortalidad pero suelen dejar más secuelas físicas y cognitivas. Los ictus hemorrágicos suponen un mayor riesgo vital, pero si el paciente sobrevive, las secuelas suelen ser menos severas.

Gracias a la detección precoz y a los avances de la medicina y la cirugía, cada vez son más las personas que sobreviven a un evento cerebrovascular, sin embargo, esto supone que cada vez haya más personas con secuelas físicas, psicológicas y/o cognitivas a causa de esta enfermedad. En los países occidentales, el ictus es la principal causa de discapacidad física grave en los adultos.

Por lo tanto, estas personas deben someterse a un programa intensivo de rehabilitación lo más precozmente posible. La mayor recuperación de las secuelas se produce en los primeros meses, no obstante, con un programa de rehabilitación bien diseñado de manera individual, se pueden conseguir avances durante mucho más tiempo (años). El objetivo de la Fisioterapia en los ACV es en primer lugar minimizar los déficits motores en la medida de lo posible, y compensar las secuelas; de este modo pretendemos dar a nuestros pacientes el máximo grado de autonomía para que su discapacidad interfiera mínimamente en su vida cotidiana.

En Fisio at Home, somos especialistas en Fisioterapia y Rehabilitación Neurológica. Diseñamos un programa de Rehabilitación adaptado a las necesidades de nuestros pacientes, y lo llevamos a cabo en su propio domicilio. Así, el programa es más eficaz, ya que en muchas ocasiones estos enfermos presentan dificultades para desplazarse al centro de Rehabilitación y faltan con frecuencia a sus sesiones.

Anuncios

Publicado el 14/08/2010 en NEURO-REHABILITACIÓN, PARA SABER MÁS y etiquetado en , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: