COLUMNA LUMBAR: Anatomía y biomecánica

El raquis lumbar consta de cinco vértebras: L1, L2, L3, L4 y L5. Desde un punto de vista biomecánico hablamos de la columna lumbosacra como unidad funcional: columna lumbar, sacro y cóxis.

La región lumbar es la parte de la columna que más peso soporta, por eso sus vértebras son las más voluminosas, y los discos intervertebrales los más gruesos.

Las vértebras lumbares forman una curvatura de convexidad anterior denominada lordosis lumbar. Es frecuente el aumento de esta curvatura, es lo que conocemos como hiperlordosis lumbar. Menos frecuente es el aplanamiento de la misma o rectificación de la lordosis.

Al igual que en el resto de la columna, las vértebras lumbares están separadas por los discos intervertebrales (DIV). Los DIV de la región lumbar son los más gruesos, ya que tienen que soportar fuerzas de mayor intensidad, debido a que sobre ellos cae más peso, los impactos que amortiguan son mayores (la fuerza de amortiguación del impacto depende del peso y de la longitud del segmento); y a que la región lumbar tiene una movilidad elevada.

Esta elevada movilidad de la que disfruta el raquis lumbar, sumado a la gran carga que tiene que soportar, hace que sea en esta región de la columna donde más frecuentes son las protusiones y hernias discales.

Otro aspecto importante de la columna lumbar es su relación biomecánica y neuromuscular con la cadera y los miembros inferiores. La columna lumbar está unida al sacro (articulación L5 – S1); el sacro con las caderas (articulaciones sacroilíacas), formando la cintura pélvica; y evidentemente, las caderas están unidas con las extremidades inferiores a través del fémur (articulación coxo-femoral). A nivel neuromuscular, conviene recordar, que toda la inervación ascendente (sensitiva) y descendente (motora) de los miembros inferiores depende de las raíces nerviosas situadas a nivel lumbar; es decir la sensibilidad y la movilidad de las piernas depende de estas raíces nerviosas.

Esta relación de la columna lumbar con la cintura pélvica y con los miembros inferiores (MMII) es importantísima a la hora de realizar un diagnóstico. Cuando existe un problema lumbar, casi siempre está afectada la cadera y viceversa; aunque en ocasiones es imposible saber cuál de las dos alteraciones es la causa y cuál la consecuencia. Lo mismo ocurre con las piernas: un problema de rodilla, de tobillo o cualquier patología que genere dolor en los MMII y por lo tanto una alteración en la marcha, si no se trata a tiempo, desencadenará problemas en la región lumbar, ya sean musculares (los más frecuentes) o articulares. Las conocidas “ciáticas” no son más que una compresión de un nervio sensitivo que genera dolor irradiado por todo su territorio.

Por ello, cuando existe dolor, hay que ponerse en manos de un profesional que nos realice una exploración para detectar qué estructuras están afectadas y así poder pautar un tratamiento adecuado.

Los fisioterapeutas de Fisio at Home, le harán una exploración exaustiva, buscando las posibles causas de su dolor y proponiéndole un tratamiento individualizado.

About these ads

Publicado el 03/07/2010 en PARA SABER MÁS y etiquetado en , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 139 seguidores

%d personas les gusta esto: